Ver

 

 

C. Gelpi. :

LAS AMANITAS

Dentro del reino Fungi, la familia de las Amanitas es una de las más extensas e interesantes, pues en ella se encuentran las setas más sabrosas pero también las más venenosas.
Las setas son el fruto de un hongo que vive subterráneo, y su finalidad es la de emerger a la superficie para producir semillas y crear nuevos setales, y para ello, la naturaleza ha dotado a las Amanitas de un magnifico diseño, ya que como primera protección nacen envueltas en una membrana con forma de huevo llamado velo universal que las protege de los limacos mientras son jóvenes. Al desarrollarse la seta, esta membrana se rompe y dependiendo de su consistencia se fragmenta depositando trozos de distintas formas en el sombrero, otra parte se queda adherida a la base del pie formando la volva.

Las semillas se desarrollan en la parte inferior del sombrero, entre las láminas que están cubiertas por otra membrana llamada velo parcial que las protege. Cuando maduran este velo se desprende del sombrero para que las semillas puedan ser liberadas y transportadas por el aire, y queda colgado del pie formando un anillo

La Amanita cesárea, conocida también como A. de los Cesares tiene el sombrero de un bonito y llamativo color rojo-anaranjado. Las láminas, el pie y el anillo son de color amarillo yema de huevo. El pie está enfundado en una volva de color blanco, abierta, alta y membranosa. Crece en verano y otoño y puede ser muy abundante.

En la sierra de Aracena son conocidas con el nombre de "tanas" y en una sola temporada se recolectan miles de kilos, y allí, cada otoño es frecuente y todo un espectáculo ver un enorme trailer repleto de cajas de esta seta, dispuestas para ser enviadas a los mercados de Francia e Italia. Es un comestible excelente y muchos aficionados debido, tal vez también a su belleza, la consideran la reina de las setas.

Los romanos eran muy aficionados a degustarla y de ahí toma el nombre por ser el plato favorito de Cesar Augusto y también de Claudio emperador de Roma, lo que aprovechó su esposa Agripina, hermana de Calígula, para servírsela mezclada con A. phalloides, causándole la muerte por envenenamiento, facilitando así la sucesión al trono a su hijo Nerón. Estos relatos históricos los escribe Pedanio Dioscórides, médico griego que sirvió como cirujano en el ejercito romano bajo el poder de Nerón, en su obra escrita en griego "De Materia Médica" que consta de cinco tomos y ha sido traducida al castellano en 1.555 por Andrés Laguna; en ella dice refiriéndose a esta seta: "Eran antiguamente muy frecuentes en uso y tenidos por viandas muy delicadas, unos hongos llamados boletos, que son unos tiestos redondos y pequeños, los cuales a Claudio Emperador, hicieron muy mal provecho, pues lo mató su mujer Agripina con ellos".

La Amanita muscaria, conocida también como la seta de los enanitos, tiene un sombrero de color rojo brillante salpicado por numerosos copos blancos y harinosos. Las láminas, el pie y el anillo son de color blanco como la harina. Crece en otoño y prefiere los suelos ácidos, es muy abundante y conocida, y es quizás también, la más hermosa de todas las setas.

Es tóxica y alucinógena; el tiempo de incubación suele ser corto, entre 1/2 y 3 h. Al cabo de este tiempo el paciente padece unos síntomas que son semejantes a los de la intoxicación alcohólica, y puede producir confusión de los pensamientos, dificultad en el lenguaje, trastornos de la visión, indiferencia o euforia con una maravillosa sensación de felicidad durante la que puede dar grandes voces, cantar o ponerse a llorar desconsoladamente.Estos síntomas terminan con un largo sueño tras el cual el paciente no se acuerda de nada.

Este hongo era utilizado en Siberia como embriagante, y por los chamanes para hablar con sus dioses y también en las ceremonias de curanderos.
También se ha utilizado para ilustrar infinidad de cuentos de enanitos, y seguramente todos recordamos las entrañables escenas de la hermosa película El Oso, cuando el pequeño protagonista, después de perder a su madre, y debido a su inexperiencia come muscarias, y éstas le producen una enorme embriaguez y tales alucinaciones que las mariposas que revolotean a su alrededor se le aparecen como enormes y amenazadores monstruos.

La A. pantherina tiene el sombrero de color marrón más o menos oscuro, cubierto de escamas blancas, harinosas y piramidales, procedentes de la volva, que a veces desaparecen a causa del viento y la lluvia. El margen es estriado desde el principio.
Las láminas son blancas. El pie es liso, también de color blanco, con anillo colgante a media altura y termina en una volva formada por un bulbo redondo con dos o tres burletes en forma helicoidal.
Nace en verano y otoño y es muy común en los bosques de robles, hayas y encinas.
Es venenosa, aunque no mortal, produce un síndrome más grave que el de A. muscaria.

La ingestión de una elevada cantidad da lugar a envenenamientos muy serios con una mortalidad del 10-15%. Los primeros síntomas se pueden sentir al cabo de 1/2h y se manifiestan por una excitación nerviosa, sudoración, lagrimeo y vómitos. En los envenenamientos por setas en que los primeros síntomas se hagan sentir rápidamente, como pueden ser los de A. muscaria y A. pantherina, se aconseja tomar un vaso de agua caliente en el que previamente pondremos sal en la proporción de tres o cuatro cucharaditas de café, con esto conseguiremos con toda seguridad provocar el vómito y expulsar los restos de setas que aún contenga el tubo digestivo.

La Amanita verna es una especie mediterránea que como su nombre indica, sólo nace en primavera, es una seta aparentemente frágil, toda ella de color blanco inmaculado, el porte es muy parecido al de la A. phalloides de la que se considera prima hermana aunque, posiblemente debido al color blanco nos parezca algo más esbelta y delicada.

Tiene un anillo amplio y el pie alto y delgado, más grueso en la base y está enfundado en una volva alta con forma de saco.
Es venenosa mortal, y contiene varios tóxicos entre los que cabe destacar las amanitinas y faloidinas responsables de la destrucción de las células, un solo ejemplar puede contener 6 mg de amanitinas y son suficientes para matar a una persona. Los síntomas se manifiestan igual que los de A. phalloides que se describen más abajo.
Se puede confundir con ejemplares jóvenes de champiñones.

La Amanita phalloides tiene un sombrero de color verde, con variedad de tonalidades, unas veces amarillentas y otras de color oliva. Las láminas son blancas, el pie es alto y firme, tiene un anillo amplio y está enfundado en una volva blanca en forma de saco. Nace en otoño en todo tipo de suelos y es muy frecuente.
Es venenosa mortal, y todos los años causa alguna muerte. Es una seta traidora, pues el tiempo que transcurre desde su ingestión y la aparición de los primeros síntomas es largo, entre 6 y 12 horas.
Mientras tanto las setas ingeridas están siendo asimiladas por el organismo y su potente veneno es absorbido en el tubo digestivo.

Las toxinas pasan a través del hígado, y desde ahí una parte vuelve de nuevo al intestino con la secreción biliar, pasando otra vez por el hígado, de este modo se establece una circulación enterohepática que las lleva a pasar repetidas veces por el hígado que resulta seriamente dañado. Al mismo tiempo, parte de las toxinas son filtradas por el riñón y se van eliminando por medio de la orina.

Por consiguiente el daño se produce antes de que aparezcan los primeros síntomas, que se manifiestan con fuertes dolores abdominales, vómitos y diarreas muy abundantes que pueden desencadenar un shock renal como consecuencia de la intensa deshidratación.
Si se supera esta primera fase después de una aparente y breve mejoría, se produce una hepatitis tóxica, que si es suficientemente intensa conduce a trastornos de la coagulación (aparecen múltiples hemorragias internas), hipoglucemia, coma hepático y muerte en pocos días.

 
Setas
Naturaleza
Entrar
Listado
Contacta
© Copyright 2004. Micologia.net